Clase y control | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Clase y control

The Delines – 16 Septiembre sala Apolo 2 Barcelona

El inquieto Willy Vlautin -líder de Richmond Fontaine- ha creado un nuevo proyecto llamado The Delines, integrado por músicos experimentados provenientes de bandas como The Minus 5, Dandy Warhols o The Damnations. En junio del año pasado publicaron su único disco Colfax (El Cortez/Delines 2014), que han venido a presentar estos días por nuestro país.

delines01.JPG

 Los que conozcan a Vlautin ya sabrán por dónde van los tiros, aunque esta vez ha dejado a un lado ese sonido árido y fronterizo, mezcla perfecta entre Calexico y Wilco, que eran sus Richmond Fontaine, y ha apostado por un sonido más melódico, limpio, y definitivamente más orientado al country soul. Sobretodo para aprovechar la aterciopelada voz de Amy Boone, protagonista principal de todo esto, algo que pudimos comprobar la pasada noche en la 2 del Apolo.

Su directo nos dejó la sensación que The Delines és un conjunto de músicos cómo la copa de un pino, muy profesionales y sabiendo cual es su papel en todo momento, sin caer en excesos. Él mismo, Vlautin, se relegó a un segundo plano con su guitarra, dejando que Amy Boone se hiciera con el escenario, aún sin acabar de soltarse del todo.

delines01.JPG

Los temas de Colfax fueron intercalándose con nuevas piezas que tal y cómo dijeron aparecerán en un próximo segundo disco. The Oil rigs at night, Colfax Avenue, I won't slip up, interpretadas con gran elegancia; unas notas de teclado por aquí, unos arpegios llorosos por allí, esa trompeta gloriosa que en un momento dado se sacó de la manga el teclista Cory Gray. Incluso el bajista mexicano Freddy Trujillo nos dejó con la boca abierta cantando con una voz maravillosa una canción dedicada a su conocido paisano Freddy Fender.

deline

Cabe destacar He told her the city was killing him, de precioso estribillo y gran final instrumental, sobrio y sin piruetas superfluas. También el trabajo a la guitarra de Vlautin, demostrando que no hacen falta solos ni punteos innecesarios, sólo saber jugar con la intensidad de un tema, dejando que los acordes envuelvan la canción para crear ese ambiente nocturno, el que se describe en sus letras de corazones solitarios en noches urbanas.

Una noche de recogimiento y melancolía.

¡Compártelo!
A