Dos tíos tocando y sin más historia | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Dos tíos tocando y sin más historia

La canción Hagamos algo de ruido dejaba muy clara la ambición de Los Hermanos Cubero: Trasladar su particular unión de bluegrass y folk castellano “hasta los modernos de Madrid”. Dos discos después parecen haberlo conseguido: «Bueno, a los de Madrid e incluso diría yo de toda la península ibérica y parte del extranjero», bromea Enrique, voz principal y guitarra del grupo. Roberto se encarga de tocar la mandolina en una propuesta pensada para el directo. «Tocar en la Plaza Real de Barcelona con el público que hay allí… Tocar una seguidilla o corrida y que la gente esté cantando e, incluso, intentándola bailar, es muy satisfactorio», señala Enrique.

El pasado 2 de agosto tocaban en el municipio jiennense de Úbeda en una plaza, enclave perfecto para una noche organizada por los chicos de la Asociación Corriente Alterna, en la que también tocaron los parcialmente ubetenses Pelo Mono.

Algunas personas se animaban tímidamente a bailar las canciones tradicionales que incluye el repertorio de Los Hermanos Cubero. En sus discos alternan los temas propios con adaptaciones del cancionero castellano a su estilo. En 2010 publicaron Cordaineros de la Alcarria y el año pasado llegaba Flor de Canciones, un segundo álbum en el que incluyen diversas colaboraciones. Entre medias llegó un EP con Carajillo Records que abría la divertida La Calle Abajo, que también sonó a lo largo del concierto.

El proyecto aúna dos estilos muy minoritarios, bluegrass y folk castellano. La fusión entre ambos le otorga una entidad particular que se siente más actual. «Ninguno de los dos estilos por separado atrae al público. Ni el bluegrass atrae al público, ni la música folk tradicional atrae al público. Pero, por alguna razón que desconocemos, parece que nuestra propuesta tiene algo», remarca Roberto.

Del bluegrass emplean la técnica en la parte instrumental: guitarra y mandolina. Roberto destaca la potencia al mismo tiempo que la sencillez del estilo: «Habla de lo mismo que el blues, pero lo hace de otra manera y de una manera que también tiene fuerza». Frente al aparente menosprecio que existe por el folk tradicional castellano, Enrique defiende: «Lo de fuera a priori se recibe mejor. El folclore tiene cierta…», «…arrastra algún lastre de prejuicios», completa Roberto, «sin embargo es una música que tiene muchos recursos y herramientas».

Más allá de los estilos de los que parten, consiguen generar una música que se siente propia y que poco tiene que ver con esos géneros, un punto de inicio más que un fin en sí mismo. «Lo que está claro es que la persona que venga a escuchar bluegrass, no escuchará bluegrass, porque lo que hacemos no es exactamente eso, y la persona que venga a escuchar música tradicional tampoco va a encontrar música tradicional porque no lo es. Sí que hay un repertorio tradicional, igual que del bluegrass sí que hay una técnica, pero adaptada a otras cosas», explica Enrique.

En el directo alternan chistes entre canción y canción, así como referencias a su último disco, Flor de Canciones, un álbum en el que se encuentran más “liberados”: «En el primero teníamos una conciencia muy clara de lo que queríamos hacer y se queda plasmado muy literal. Las canciones suenan muy a bluegrass y folk. En el segundo disco hay una evolución en el sentido de que las canciones son un poco más libres. Quizá ya no se nota tanto ni una cosa ni otra», explica Enrique.

A pesar de los discos, defienden que la esencia de su música es el directo. «La música popular es para tocar con gente y compartir», aclara Roberto. «La manera en que están hechos los discos es como si se hubieran tocado en directo. El segundo disco está tocado en casa en directo. El concepto es que en el disco quede plasmado lo que realmente ha estado sonando en directo». Sin más recursos que dos micrófonos, instrumentos y voces, el directo de Los Hermanos Cubero es la razón de ser del proyecto. Tal y como indica Roberto: «Nuestra música son dos tíos tocando y sin más historia. Menos es más»

¡Compártelo!
A