Kana Kapila se despiden con Ojalá | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Kana Kapila se despiden con Ojalá

Kana Kapila se despiden con Ojalá, poniendo fin a una carrera de siete años. Se trata de un EP digital de tres canciones que ha grabado y mezclado el propio grupo y ha sido masterizado por Ander Agudo, el responsable del primer y único largo del grupo, Tambor, Canción y Danza, publicado este mismo año. La separación viene motivada por la necesidad de probar cosas distintas, según indica Jordi, cantante y guitarrista del grupo.

A pesar de que el primer larga duración haya llegado este año, Kana Kapila, que comparte nombre con una canción del grupo surf The Cousins, tiene una larga trayectoria a sus espaldas. En 2009 llegaba un primer EP homónimo en el que dejaban claro su particular estilo. Más tarde, en 2011, el EP ¡Ra! ¡Ra! ¡Ra! seguía definiendo las características de su música, además de una serie de singles compartidos, como un split con Los Claveles, esencial pese a las diferencias estilísticas de ambos grupos.

Cada lanzamiento ha servido para profundizar en la sólida identidad de la banda, pese a cambios en la formación e instrumentación diversa. La fórmula se basa en una duración muy corta de cada canción, casi convirtiendo cada pieza en una instantánea en la que las letras, sobre todo humorísticas, dirigen un espíritu punk… tropical. En efecto, los ritmos podrían encuadrarse dentro el afro indie, así como el tono de las guitarras o del ukelele inciden en ello.

Tambor, Canción y Danza situaba al grupo en otra órbita. El largo editado en los primeros meses de 2014, sigue teniendo la fórmula de canciones cortas y apenas alcanza los veinte minutos de duración. Un sonido mucho más profesionalizado frente al espíritu do it yourself anterior marca la diferencia. La esencia, eso sí, se mantiene intacta. La música promueve la agitación desde parámetros diferentes a los habituales, como indican en La Tranquilidad: «Tiene que acabar la tranquilidad».

Ojalá es el punto final a un grupo diferente, con una poderosa personalidad y canciones para recordar como Pobre Tofu, El Coco o, la muy singular ¿Qué civilización? ¡Barbarie!, de Tambor, Canción y Danza.

¡Compártelo!