La sombra de Arthur Russell | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

La sombra de Arthur Russell

Resulta muy complicado hablar de Arthur Russell sin recurrir al elogio. No hay hueco para la contención al hablar del músico que podía tocar el cello en canciones tan intimistas como experimentales, revolucionar la pista de baile con experimentos que aún hoy suenan innovadores o, incluso, atreverse a cantar, guitarra en mano, memorables temas con un regusto folk.

Son múltiples las aristas del intenso legado de Arthur Russell, fallecido en 1992 por culpa del SIDA. Muchas de esas facetas aparecen recogidas en un inmenso y variado recopilatorio del sello Yep Roc en colaboración con Red Hot, una organización encargada de concienciar del SIDA a través de la cultura popular. Robyn, Scissor Sisters, el folk de Sam Amidon o el toque único de Sufjan Stevens —la lista es inmensa y sorprendente— son algunos de los artistas que reinterpretan canciones míticas de la obra de Russell. Es una cuidada selección que sirve para hacer un repaso por las distintas facetas de músico.

No hay mejor forma para empezar que con This Is How We Walk On The Moon, tal vez la canción más reconocida de Russell que interpreta José González en el recopilatorio. Una sorprendente versión que se encauza en el propio terreno experimental de la original. El resultado es una canción realmente imaginativa que hace justicia al clásico de Russell y consigue mantener presente la búsqueda por la perfección y la sorpresa constante.  

En la carrera de Russell se pueden distinguir tres etapas. En primer lugar encontramos una más experimental guiada por un instrumento poco protagonista salvo en manos de Russell: el cello. Se sirve de él para hacer canciones profundas, ruidosas a veces, y también oscuras, sobre las que canta y que crea una atmósfera inigualable. Sus discos World of Echo y Another Thought representan esta etapa. Es tal vez el toque más único de Russell, que se puede ver en canciones como la mítica Soon-to-Be Innocent Fun / Let's See, una canción que solo aparece a modo de interludio firmada por Lonney Holley, también encargado de otras pequeñas piezas que conectan las canciones a lo largo del álbum.

También de esta etapa podemos encontrar curiosas versiones como Keeping Up a cargo de Richard Reed Parry, Being It de Cults, Lucky Cloud de Sam Amidon o Losing My Taste For The Night Life realizada por Devendra Banhart que consigue mantener intacta la emoción de la original. La más sorprendente de todas ellas es A Little Lost de Sufjan Stevens cuyos resultados bien podrían pertenecer a la segunda fase de Russell, mucho más electrónica.

Y es que del pop experimental el artista entró de lleno en la música disco más puntera del momento. Es a este contexto al que pertenecen hits como Go Bang, cuya esencia mantiene Hot Chip, o Tell You (Today), que Robyn adapta de forma más comercial. Se trata de canciones arrojadizas que cuesta sacar de la cabeza. Arthur Russell utilizó diversos pseudónimos y proyectos para dar rienda suelta a estas producciones enfocadas directamente a la pista como Dinosaur L o Loose Joints.

Dentro de esta etapa más electrónica también dio forma a canciones muy experimentales que podrían pertenecer al presente. Es necesario destacar That’s Us/Wild Combination como una de las canciones más importantes de Russell. Una joya pop que se expande y camina en múltiples direcciones. Una canción “maestra” que Scissor Sisters reinterpretan basándose en su lado más disco y obviando el resto de facetas que tiene la canción original. Más allá de las canciones clásicas que suelen destacarse de Russell y que hemos mencionado previamente en este artículo, podría ser la canción más identificativa del espíritu de Russell ya que mezcla y rebusca distintos estilos para generar un discurso único e inimitable. El recopilatorio póstumo Calling Out of Context se basa en este tipo de composiciones en su discografía como también la muy notable Arm Around You.

Por último, años después de la muerte de Russell se publicó el recopilatorio Love Is Overtaking Me. Un álbum sorprendente ya que consistía en pequeñas canciones folk de Russell a la guitarra  pero repletas de ese espíritu tristón y romántico que transmitía su voz.

La recta final del recopilatorio pone especial énfasis en estas canciones y sorprende con versiones como I Couldn’t Say it to Your Face, por Glen Hansard o Nobody Wants a Lonely Heart, por Thao & The Get Down Stay Down, un delicioso descubrimiento.

Por supuesto, el recopilatorio deja fuera muchas canciones imprescindibles de Russell, pero sirve como perfecta carta de presentación para adentrarse en su universo sonoro. La propuesta también funciona a la inversa, gracias a las dignas reinterpretaciones que abren el interés hacia los grupos que participan en el álbum.

¡Compártelo!
A