Perceptividad y quietud con un acento rock | Revista independiente de música

Revista de música independiente en:

Más poplacara:

Perceptividad y quietud con un acento rock

En una escena indie tan saturada como la actual, la habilidad para generar contrastes y una marca propia se ha convertido en un elemento clave para toda banda que aspire a un largo recorrido. En el caso de Negroazulado no hablamos de nacimiento, sino de renacimiento, con la dificultad añadida de reformar y poner al día la apuesta por un pop-rock que no claudique ni caiga en el mimetismo con su entorno. De aquél lejano 2006 queda, por lo que se ve, tan sólo el nombre. Negroazulado lanzó, en su debut y presentación sevillana de Antártida (nuevo trabajo) un órdago en el que se aprecia más seguridad y concreción, aún a costa de cierto riesgo. Arriesgada porque hablamos del retorno de una banda y de un tipo de música que aunque ahora parezca en boga, hasta hace unos pocos años era minoritaria y puede no ser del gusto de todos los públicos. Concreta en cuanto a estética, letras y temáticas así como en la forma de tocar. A pesar de la discreta audiencia (destino deparado a las bandas con corto recorrido), los malagueños desgranaron junto a sus acompañantes Bittersweet algunas claves de lo que podemos esperar de este proyecto.

negroazulado-3.jpg

De su parte, Bittersweet, joven banda sevillana que viene desarrollándose desde 2014 ('minigira' incluida), se subió al escenario para presentarnos los cinco temas de su primer álbum de estudio, Extranjeros. La tónica mostrada en la globalidad de los temas, en especial en los temas Luz y Enredados se asienta en un toque acústico con acordes sencillos aunque cargados de una atmósfera evocadora fundamentada en el cuidado de los coros y en el conjunto instrumental.  La ausencia del bajista fue lo que probablemente acrecentó esta sensación de voces desnudas,  que a pesar de todo, cobraron especial relevancia con el baile entre las voces de Francisco Montaño y Alex Fernandeen y los aportes al teclado de este último en la singular Tus garras. Éste último tema es, por sus cadencias electrónicas, de escucha recomendada.

negroazulado-3.jpg

Así como sobre gustos no hay nada escrito, sobre estilos parece que tampoco. La banda malagueña ofreció un directo más intenso de lo que en principio emana del disco. Gana en voz, con un Sixto que suena menos etéreo y más contundente, y en cuerpo con la batería de Juande Jiménez. Ciudad mágica e Invierno, las escogidas como cabecera, alternan entre estribillos repetitivos y una dinámica de distorsiones que adorna y realza riffs así como los pasajes más guitarreros. La lírica de Invierno anticipa el empleo de metáforas y de un tono cargado de melancolía, sentimientos e intimismo, que encontramos en especial en Pájaro negro y en la acústica La mitad.  Tras Un tesoro, tema que ilustra el videoclip principal del álbum, regresaron temas aparecidos en la maqueta que toma el nombre del grupo. En silencio aporta el primer alto en el camino, un instante de sosiego que nos muestra junto a Caballo de Madera el cambio que ha experimentado la agrupación al abandonar algo de la suavidad inicial que les caracterizaba. Momento especialmente brillante durante la interpretación de Viaje Estelar, tema cargado de aristas  y épica que en su transición a Invencibles, centraron los instantes más atípicos y enérgicos alejándose de los temas más formales para entrar en el terreno de una instrumentalidad más desenfrenada. Los juegos electrónicos de Frame confirmaron la intención del grupo por desmarcarse y aportar la riqueza de recursos que un single no puede aportar. A medio camino entre ritmos asequibles y elementos más propios del rock progresivo, el punto más unánime a favor del primer trabajo de Negroazulado es el cuidado de los detalles y del valor del conjunto. Detalles como la elección de los nombre de los temas, cargados cada uno de ellos de personalidad propia y que se prestan, como si de un escaparate se tratara, a revelarnos el contenido y la poética implícita en las letras.

Puedes ver todas las imágenes en nuestra galería: 
¡Compártelo!